DESESTIMAR LA DESESTIMACIÓN

nisman

Natalio Alberto Nisman, el fiscal más importante de la República Argentina -ya que era el representante del Ministerio Público que investigaba el demencial ataque terrorista que redujo a escombros el edificio de la AMIA, llevando a la tumba a 85 personas y constituyendo el atentado más grave de la historia del Cono Sur- apareció muerto en su departamento del complejo “Le Parc”, en Puerto Madero, a pocas horas de haber presentado una gravísima denuncia contra la ex presidente de la Nación, Cristina Fernández, su ex Canciller Héctor Timerman y otros funcionarios y allegados al anterior gobierno.

La presentación del fiscal Nisman tuvo inmediata repercusión nacional e internacional y se esperaba una profunda investigación, en medio del espanto que cundía en la República Argentina luego de su muerte violenta, aún no esclarecida.

Nisman fue enterrado en el Cementerio Israelita de La Tablada. Con él, su denuncia y la investigación de su muerte. En pocas horas, el fiscal muerto se convirtió en mitómano, delirante, alcohólico, drogadicto, siervo de los servicios de inteligencia … Y hasta socio de los fondos buitre!!!  Su honra, su buen nombre y su memoria, fueron arrojadas a los perros carroñeros. 

En la escena del crímen del coqueto departamento de Puerto Madero, sólo faltó el pasaje de una tropilla de percherones y un concierto de la orquesta filarmónica de Buenos Aires,en medio de la sangre, vainas servidas, huellas digitales y demás rastros de interés pericial.

Pasaron casi dos años desde aquellos desgraciados acontecimientos. Durante todo este tiempo, la comunidad argentina vio como el Poder Judicial y el Ministerio Público -o algunos de sus integrantes- lograron colocar un elefante adulto en una caja de zapatos. La alquimia judicial para no investigar la denuncia de Nisman tuvo ribetes grotescos, absurdos, desafiando los límites de la racionalidad misma.

Tres jueces federales (Rafecas, Freiler y Ballestero),  y un fiscal federal (De Luca) decidieron que no debía investigarse una de las denuncias más graves de nuestra historia.

Los fiscales, representantes de los intereses de la comunidad en los procesos penales, debemos investigar las denuncias que llegan a nuestros despachos. De hecho, se investigan en nuestras fiscalías denuncias anónimas, llamados telefónicos, correos electrónicos, dichos de un vecino, artículos periodísticos, etc. Muchas veces, no logramos establecer la existencia de un delito. Otras tantas, aún existiendo una conducta delictiva, no logramos descubrir a sus autores, encubridores o cómplices. En ocasiones, los jueces consideran que la prueba de cargo reunida por el Ministerio Público es insuficiente para lograr una sentencia de condena, etc.

Pero, no investigar una denuncia, con medio centenar de medidas de prueba a producir, es inédito en la historia judicial argentina. También es vergonzante.

El fallo de la Cámara Federal de Casación Penal que ordena la apertura de la investigación de Alberto Nisman es un soplo de aire fresco en la vida republicana. Pero sólo eso. Ni siquiera es el capítulo 1 del libro “Cómo ser un país normal”. Es sólo el prólogo.

Como en la películas, sólo queremos saber la verdad y nada más que la verdad.

Nada más. Y nada menos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría.

6 comentarios el “DESESTIMAR LA DESESTIMACIÓN

  1. Adri Bosch dice:

    Los politicos juran por los Evangelios y por la Patria si asi no lo hicieren que Dios y la Patria se lo demanden …! tendré vida para ver alguna vez en nuestra Argentina ,condenas ejemplares y ver a esta runfla condenada para que se pudra en la carcel?
    De las unicas condenas que conozco aunque no son ejemplares ,se aplicaron con los militares de la Dictadura ,que viven en total abandono en Maximo Paz y algunos se van muriendo de viejos y a ninguna Comision de DDHH le importa ,mientras otros que peinan canas y son terroristas prescribieron sus causas como “delitos comunes” .
    Me gustaria para todos estos gobernantes se aplicara la misma vara y no es por defensa de los militares ,sino por la decadencia de la justicia que durante decadas a aplicado las doctrinas de Zaffaroni donde la victima termina siendo visctimario.

    Le gusta a 1 persona

  2. TAO TORRE dice:

    LOS MALOS JUECES TIENEN MALA SUERTE. USTEDES EXISTEN (ADRI BOSCH Y OTROS MUCHOS), PARA HACERLES RECORDAR QUE JURARON MINTIENDO A DIOS, A LA PATRIA Y AL HONOR PERSONAL, DAÑANDO A LA HISTORIA Y AL FUTURO DE NUESTRA NACIÓN.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s