WWW.TN.COM.AR

TN LOGO

Un preso le exige al Estado $100 mil por supuesto “despido injustificado”

Ranieri había sido condenado a cadena perpetura y se anotó en un programa de tareas optativas en la cárcel de Ezeiza. Lo echaron por numerosas faltas y exigirá una indemnización.

Miércoles 10 de Febrero de 2016 | 

PlayDEMANDA. Un preso pedirá 100 mil pesos de indemnización.
DEMANDA. Un preso pedirá 100 mil pesos de indemnización.

Renzo Germán Raineri está detenido en el penal de Ezeiza y cumple la condena a cadena perpetua por haber matado un policía.

En la cárcel, Ranieri se anotó en un programa de tareas optativas para reclusos. Al poco tiempo de haberse inscripto empezó a faltar a su puesto de trabajo dentro de la misma cárcel. ¿Los argumentos? Dolores de columna, gripe y otras molestias personales.

Para noviembre de  2014, Ranieri acumulaba 15 faltas y desde el Servicio Penitenciario decidieron no contar más con él. Ante esta situación contactó a un abogado y demandará al Estado por $100 mil.

“Para el Ministerio de Justicia, para el Servicio Penitenciario Federal (SPF) y para elEntre Cooperador  Penitenciario (EnCoPe) esas faltas fueron injustificadas”, afirmó el abogado Juan Mario Fuscaldo. Y agregó: “Eso es erróneo y lo vamos a demostrar ante la Justicia“.

Para Fuscaldo, el juez laboral que entiende en la causa debe dar curso al pedido porque una normativa avala el reclamo. “A través de la Ley 24.660, que rige la vida de los privados de la libertad, remite constantemente a la Ley de Contratos de Trabajo”, afirmó.

EL HECHO POLICIAL

El 16 de noviembre de 2000, Renzo Germán Ranieri había ingresado junto a una banda al restaurant Selquet, ubicado en Figueroa Alcorta y Pampa, en el barrio porteño de Palermo. Dentro del local, le pedían dinero y objetos de valor a los clientes.

Cuando llegó la policía se desató un tiroteo. En ese enfrentamiento, Ranieri mató alsargento primero Andrés Pascual Tamburella y dejó gravemente heridos alsuboficial Pedro Noceda y al agente Alejandro Álvarez.

Ranieri fue a juicio y lo condenaron a cadena perpetua, condena que cumple, desde 2001, en la cárcel de Ezeiza.

UN PSIQUIATRA PARA ZAFFARONI

ZAFFARONI 2

Foto: La Nación

El ex Juez de la Corte Suprema de Justicia de la República Argentina y actual magistrado de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, lo hizo de nuevo.

El gurú del penalismo argentino no puede permanecer callado. No soporta estar ausente de la vidriera política cotidiana… El, como sea y donde sea,  habla, habla y habla.

No importa que, con sus expresiones públicas, adelante opinión sobre eventuales puntos a decidir en una controversia en la que le toque actuar como juez internacional y que sea motivo de recusación con causa.

Cuando ocupaba su sillón de juez supremo de la República Argentina, emitía permanentemente opiniones sobre política criminal en general y sobre casos judiciales en particular… También es cierto que nunca nadie se atrevió a recusarlo por estos motivos!

Ahora, ha optado por convertirse o -mejor dicho- reconocerse como un militante kirchnerista, que opina y asesora desde lo alto del Olimpo de un Tribunal Supranacional.

Como buen gurú, opina de todo: del actual presidente argentino, de las medidas económicas del nuevo gobierno, de la alternancia política que, según él, es la suplantación del sistema republicano, del caos institucional, de las fuerzas de seguridad,  de la detención de Milagro Sala,  de las múltiples imputaciones penales a Cristina Fernández de Kirchner, con abominables faltas de respeto a la memoria del fallecido fiscal federal  Alberto Nisman incluídas. Ahora, se atreve a opinar sobre el homicidio de la joven Micaela García, cuyo presunto autor había sido beneficiado por la decisión de un juez evidentemente partidario de su absurda teoría minimalista del Derecho Penal.

Evidentemente, Su Excelencia, Su Eminencia, el más grande de los penalistas argentinos, según sus embobados alumnos de la UBA, ha olvidado el gigantesco y tal vez irreparable daño producido al Derecho Penal Argentino, merced a la pseudo-doctrina abolicionista por él sostenida y por miles seguida y admirada.

Tal vez padezca de una disociación mental que le impida verse como el gran responsable de una dogmática penal argentina absurda y esquizofrénica, donde el victimario es la víctima y la víctima el victimario…

Se necesita un psiquiatra, y de los buenos!!!