Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 11.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 4 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

HACIA UN CAMBIO DEL PARADIGMA CARCELARIO

general alvear Foto: http://www.tn.com.ar

 

 

La escandalosa fuga de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez, amén de las sospechas y suspicacias que genera , dilemas que el Ministerio Público Fiscal y la Justicia Penal deberán resolver, coloca al Gobierno nacional y a los Gobiernos provinciales en la obligación de modificar sustancialmente las políticas penitenciarias que se vienen desarrollando desde hace más de treinta años.

El Sistema Penal del Estado ha sufrido durante todo este tiempo innumerables “retoques de maquillaje”. Desde el cambio en las denominaciones de las jerarquías en las distintas fuerzas policiales y de seguridad, hasta el enfermizo marketing de colores partidarios en patrullas, motos y edificios. Sin olvidar la “siembra” de cámaras de video en miles de sitios, aparentemente “estratégicos”…

La designación de miles y miles de efectivos policiales, con sus nuevos y coloridos uniformes, bien almidonados… Pero solo con seis meses de preparación antes de entregarles pistola, placa y autoridad.

Toda esta irresponsable parafernalia multicolor no logró el ansiado descenso en los índices delictivos -pese a la manipulación de las estadísticas oficiales, a la que somos adeptos los argentinos- como así tampoco, la merma en el uso de la violencia en las distintas formas de comisión criminal.

Tampoco se logró detener el avance dramático del narcotráfico como crímen organizado y su directísima incidencia en la criminalidad común o improvisada.

La Justicia Penal y el Ministerio Público -al menos una preocupante mayoría de sus operadores- abrazaron, con la pasión de un amante adolescente,  la pseudo-docrtina berreta del abolicionismo penal , con toda su batería de dislates a cuestas.

La cárcel, último peldaño del sistema penal del Estado o del “aparato represivo”, quedó reducido a un depósito de seres humanos, donde lo único que se denuncia es el hacinamiento y la superpoblación. Nunca la necesidad de construcción de nuevas unidades o de reparación de las existentes.

El trabajo y el estudio de los internos ha quedado limitado a la iniciativa personal de cada uno de ellos. La seguridad de las prisiones es una entelequia…La Unidad de “maxima seguridad” de General  Alvear es un ejemplo tragicómico de lo antedicho.

En lugar de formar nuevos y mejores agentes penitenciarios, se formó el “Batayón militante”. 

Y así.

Inaugurar cárceles —o reparar las existentes— es políticamente incorrecto. Nadie quiere la foto cortando cintas entre rejas y muros. Nadie quiere el epígrafe: “Ellos construyen cárceles. Nosotros construiremos escuelas, hospitales y fábricas”, en los afiches de la próxima campaña electoral. Y de la próxima. Y de la próxima.

Los ministros encargados de comandar políticamente los distintos servicios penitenciarios deberán ser inflexibles, tanto con carceleros como con encarcelados. Sin vulnerar derechos de las personas sometidas al poder punitivo del Estado. Pero tampoco olvidando los derechos de los que no cometieron delitos.

El presidente de la República y los gobernadores tienen ahora la oportunidad de girar el timón hacia aguas turbulentas; ruta necesaria para encontrar las nuevas costas de un sistema penal -al menos- más razonable.

     

 

LOS BLOQUEOS DE RUTAS SON ILEGALES…QUE NOVEDAD!!!

piquetes Foto Perfil.com

 

Los bloqueos de rutas, caminos y puentes SIEMPRE fueron ilegales… No existe ahora un cambio en la jurisprudencia o en la legislación vigente.

Sucede que, durante todos estos años,  el kirchnerato que nos gobernó los había transformado en conductas épicas, equiparables al cruce de los Andes por parte del Libertador San Martín y sus ejércitos..!

El Poder Judicial, en tanto, miraba para el costado. Claro está.

LA JUSTICIA Y SU CREDIBILIDAD

balanza rota

 

                  Un estudio de la consultora Isonomía, publicado en La Nación (http://www.lanacion.com.ar/1856012-el-62-por-ciento-no-cree-en-la-justicia)  establece que el 62% de la población no le cree al Poder Judicial y sólo el 30% lo considera “creíble”. 

                    Sin lugar a dudas, un Poder del Estado, en donde muchos de sus integrantes -en especial del Fuero Criminal y Correccional- creen que el Proceso Penal es una farsa de los poderosos, quienes les quitaron a los particulares el conflicto y la posibilidad de resolverlo entre ellos. Que la cárcel no sirve para nada. Que el Estado no está legitimado para imponer penas. Que la pena es un hecho político para llenar de pobres e indigentes las agencias policiales y penitenciarias, para saciar las ansiedades de las clases dominantes o del imperio, frente a la sensación de inseguridad. Donde existen jueces de ejecución agnósticos de la pena, y jueces y fiscales abolicionistas. Donde hay magistrados “militantes” y otros que se autoproclaman como “legítimos”, en detrimento -subrepticiamente- de los “ilegítimos”, etc. … No puede generar mucha confianza que digamos. 

JUECES EN COMISIÓN

 

cn

 

 

Si algún compatriota afirmara que su domicilio actual está ubicado en el territorio de las Provincias Unidas del Rio de la Plata o en la Confederación Argentina, podría pensarse en alguien ligeramente pasado de moda, en un fan de lo “retro”, en algún personaje pintoresco, vintage, o -directamente- en un enajenado…

Sin embargo, cualquier argentino pude afirmar, legítima y legalmente, que vive en un país con esas vigentes denominaciones, según el vigente art. 35 de la Constitución Nacional de la Nación Argentina, reformada en Paraná, en el año 1994.

El presidente Macri acaba de nombrar “en comisión” a dos juristas argentinos, los doctores Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrant, para completar las vacantes existentes en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a raíz de las renuncias de los ex-ministros Fayt y Zaffaroni.

El presidente de la Nación, para hacer efectivos estos nombramientos, aplicó el vigente art. 99 inc. 19 de la C.N…

Dos artículos de la Carta Magna que se aplican muy poco… Casi nunca, podríamos afirmar. Sin embargo, están ahí. Tan vigentes como el Preámbulo o como la norma que sostiene que la Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa, republicana y federal (art. 1° C.N.).

¿Es políticamente incorrecta la decisión del Primer Magistrado? ¿Podría haber esperado hasta el próximo período legislativo para elevar las propuestas de los candidatos al Máximo Tribunal de Justicia del país? ¿Descenderá su ascendente imagen positiva en las encuestas de opinión?

Son preguntas para analistas políticos. Para periodistas especializados. Para otros políticos…

La simple lectura de la Constitución Nacional no es tan complicada.

 

 

Perfil.com

Hebe: “Macri es un cagón y tiene un miedo bárbaro de asumir”

La titular de Madres de Plaza de Mayo también sostuvo que “si no tenía los jueces y la prensa no llegaba”.

 
Hebe declaró que Macri "es un cagón".

Hebe declaró que Macri “es un cagón”. | Foto: Cedoc

La titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, afirmó en una entrevista que hoy realizarán la marcha como es habitual y que se encuentran en la Plaza desde ayer a la noche “resistiendo” el proyecto de Mauricio Macri que “ trae explotación y marginación para los trabajadores y estudiantes”.

En diálogo con radio Vorterix, la titular de Madres de Plaza de Mayo declaró que el presidente electo “es un cagón y tiene un miedo bárbaro de asumir,porque no sabe qué va a hacer con esta presidencia que le ha tocado en suerte”. Luego agregó que esto es así “porque se sacó la lotería, si no tenía los jueces y la prensa no llegaba a lo que llegó”.

Al ser consultada por la habitual ronda de los jueves en Plaza de Mayo, Hebe contestó que las “Madres marchamos hacia algo, a defender este proyecto nacional y popular que nos dieron Néstor y Cristina tan maravilloso e increíble que Macri quiere aplastar, lo quiere desarmar” y luego sentenció: “Porque la Plaza es de las Madres y no de los cobardes”.

 

 

http://www.perfil.com/politica/Hebe-Macri-es-un-cagon-y-tiene-un-miedo-barbaro-de-asumir-20151210-0010.html

 

 

  Me preguntaron varios colegas si era posible denunciar penalmente a esta mujer. La contundente respuesta afirmativa que devolvieron mis labios, retrocedió ante una idea más adecuada…

  Hay que lograr que un juez ordene sobre su persona una batería de pericias psiquiátricas y psicológicas. Tal vez, por una insuficiencia de sus facultades o por alguna alteración morbosa de las mismas, no comprenda la criminalidad de los actos (art. 34 inc. 1° del Código Penal).

 

 

AHORA, RECUPERAR EL SENTIDO COMÚN DEL SISTEMA PENAL

Un lugar común reza “el sentido común es el menos común de los sentidos”. Más que una reflexión profunda, parece un aforismo para adornar tarjetas de salutación o para el epígrafe de esas fotografías de atardeceres hermosos, destinadas a circular por Internet.

Sin embargo, en los últimos treinta años, el sentido común estuvo ausente en un lugar prohibido para dicha ausencia: El Sistema Penal del Estado (o “aparato represivo”, según la moderna terminología progre).

A la ausencia de políticas criminales serias y duraderas, a la negación – pública y sistemática- de los problemas que acarrean el crímen y el criminal, a la desaparición de estadísticas serias y confiables respecto de las fluctuaciones del delito y de la violencia en las conductas delictuales, se le sumó un movimiento pendular-espasmódico que osciló desde la “mano dura/tolerancia cero” hasta el actual y absurdo abolicionismo penal, catecismo laico/obligatorio en Facultades de Derecho, Escuelas de Post-grado, Consejos de la Magistratura, etc.

La biblia abolicionista, concebida entre otros por Michel Foucault,  Thomas Mathiesen,  Nils Christie,  Louk Hulsman,  Raúl Zaffaroni y sus seguidores vernáculos… habla del  “delito” como una “creación política”. Estos gurúes nos iluminan diciendo que el Proceso Penal es una farsa de los poderosos, quienes les quitaron a los particulares el “conflicto” y la posibilidad de resolverlo entre ellos. Que  la cárcel “no sirve para nada”. Que el Estado no está “legitimado” para imponer penas. Que la pena es otro “hecho político” para llenar de pobres e indigentes las “agencias” policiales y penitenciarias, para “saciar” las ansiedades de las clases dominantes o del imperio, frente a la “sensación de inseguridad”

La víctima resulta ser el victimario y el victimario, la víctima de un sistema capitalista (o “neoliberal”) que le quitó oportunidades y lo “empujó” hacia el delito…

En este orden de ideas, la muerte violenta es una “contigencia inevitable”

Estas sandeces, han perturbado severamente el juicio crítico de miles de estudiantes de abogacía, graduados, post-graduados y -por supuesto- magistrados judiciales y del Ministerio Público, en todas sus instancias.

Estos galimatías, tan alejados del sentido común como la Tierra de Saturno, forman parte de una inmensa cantidad de fallos judiciales que resuelven respecto de la vida de SERES HUMANOS. De su libertad, su honra, su honor, su protección frente al criminal…

Estos sofismas integran el razonamiento de miles de jueces y fiscales en la República Argentina. La mayoría de ellos honestos y probos. Muchos asombrados frente a las descarnadas críticas que reciben cada vez que firman alguna aberración jurídico-abolicionista o son denunciados por las sorprendidas víctimas.

La locura abolicionista ha concebido jueces de ejecución que no creen en la pena. Fiscales que pretenden eliminar el sistema penal. Abogados particulares que repiten como loros que la solución para el flagelo planetario del narcotráfico y del consumo masivo de estupefacientes, y de su directísima incidencia en la conducta criminal, es liberar la venta de todas las sustancias psico-activas para neutralizar el mercado ilegal… En este caso si, son capitalistas y defensores de las reglas de la oferta y la demanda!!!

El abolicionismo penal, si fuera una religión, tendría sacerdotes ateos. Asi de incoherente. Así de absurdo.

El trabajo que nos espera es arduo y complicado. Los gurúes abolicionistas, además de haber inventado un extraño idioma e instalado un peculiar discurso jurídico-penal (otro “relato”), han convencido a sus decenas de miles de seguidores de que constituyen una generación de abogados privilegiada. Muy alejada del vulgo, que no conoce ni entiende nada. Por eso no discuten ni debaten… Están muy por encima de nosotros, en un nivel superior, casi en el Topos Uranus de Platón…

Ojalá los tiempos de cambio que se avecinan tengan en cuenta también esta realidad terrible y patética…

Hoy en los Tribunales Penales Argentinos falta SENTIDO COMÚN.

RECUPERÉMOSLO.