MAGISTRADOS A LA CARTA

incitatusFoto Taringa.net

Todo se simplifica. Ahora, todo es “express”. Ya no son necesarios los complicados mecanismos que surgen de un librito delgado, de pocas páginas, llamado Constitución Nacional. Ahora, son vetustos esos anticuados conceptos (antes los llamábamos Garantías) de “juez natural” y  de “debido proceso legal”. Ahora, es el cambio. El nuevo modelo de vida. El novel relato… Remover un magistrado judicial que no se adapte a la “nueva era”, por estos días, es cuestión de segundos. “¡Marche un juez abolicionista!”. “¿Para cuándo esos camaristas desestimadores?”. “¡Hace media hora que pedí un fiscal archivador!”… Y así. El Poder Judicial, hoy, está compuesto por sus cuadros permanentes y por una legión de “suplentes”, dispuestos a ingresar a la cancha cuando el técnico lo decida y “para lo que guste mandar” ¿Concursos de oposición y antecedentes? ¿Exámenes ante el Consejo de la Magistratura? ¿Acuerdo del Senado con mayorías preestablecidas en la Constitución? De ninguna manera. Esas son prácticas de la “vieja” Justicia, monárquica y corporativa, a la que hay que “democratizar”… Mientras tanto, se mantienen las vacantes en importantes cargos judiciales por años, se integran con magistrados subrogantes y, cuando éstos perjudican con alguna de sus resoluciones al gobierno, a los integrantes del gobierno, a los amigos o allegados de los integrantes del gobierno, etc., se los reemplaza por otros subrogantes o -directamete- por abogados de la matrícula o “conjueces”, consustanciados con el “modelo”. Se promueven leyes orgánicas del Ministerio Público en donde se establece la figura del fiscal coordinador de distrito, que es designado por la Procuradora General de la Nación, por dos años y es ese funcionario el que presenta un “plan” o un mecanismo para la asignación de los casos, que puede ser por turnos o por el sistema que se le ocurra. O también, se establece que la Procuradora General designe a los miembros del jurado para los concursos y prevé la creación de procuradurías especializadas… Es decir, ya se puede “elegir” juez o fiscal…  Y si no nos gustan, los cambiamos! El panorama es sombrío. Pero estas breves reflexiones terminan con un dejo de optimismo. Siempre se puede estar un poco peor… Por ejemplo, el emperador Calígula nombró, con acuerdo del Senado de Roma, a su caballo Incitatus como Cónsul del Imperio.

PERDÓN ZAFFARONI…

zaffaFoto Perfil

Sr. Magistrado de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dependiente de la Organización de Estados Americanos, Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni, le ofrezco humildemente mis disculpas…

Quien escribe estas líneas no ostenta doctorados honoris causae, premios internacionales ni reconocimientos masivos de colegas y alumnos de todos los continentes.

Este humilde abogado se formó con aficionados y principiantes (sus acólitos los llamarían dinosaurios) del Derecho Penal, tales como Sebastian Soler, Ricardo Nuñez, Carlos Fontán Balestra, José Peco, Guillermo Ouviña, Carlos Creus, Ricardo Levene, Jorge Frías Caballero, entre otros, quienes no pudieron ver la luz que Ud. encontró en su prolífica carrera, que hoy se corona ocupando un sillón en el máximo Tribunal de Justicia continental.

Debido a mis severas limitaciones intelectuales nunca pude entender sus sabios postulados respecto del delito como “creación política”. Respecto del proceso penal como una “farsa de los poderosos”, quienes le quitaron a los particulares el “conflicto” y la posibilidad de resolverlo entre ellos. Respecto de la cárcel, como una institución que “no sirve para nada”. Respecto  de la situación del Estado, quien no está “legitimado” para imponer sanciones. Respecto de la pena como otro “hecho político” para llenar de pobres e indigentes las “agencias” policiales y penitenciarias, para “saciar” las ansiedades de las clases dominantes frente a la “sensación de inseguridad”… Entre otras de sus genialidades.

Pese a mis denonados esfuerzos, no logré conseguir estampitas de Michel Foucault, de Thomas Mathiesen, de Nils Christie, de Louk Hulsman, para decorar mi despacho, mi portafolios, mi agenda y hasta la funda de mi celular… Seguramente, no concurrí a las tiendas adecuadas.

Debo pedirle perdón, porque cometí el pecado mortal de sumar mi voto a dos campañas de impugnación a su candidatura a la CIDH  -la primera en la plataforma “change.org” y la segunda en la presentación internacional que realizó el foro “Usina de Justicia” al que pertenezco-

Debo pedirle perdón, porque dije en inmumerables oportunidades que sus teorías son -a mi entender- pseudo doctrinas berretas que han perturbado severamente el juicio crítico de los funcionarios que deben impartir Justicia en nuestro país… Evidentemente, como dicen sus adláteres, no entendí nada!

Debo pedirle perdón, porque sostuve públicamente que muchos de sus maravillosos fallos fueron absurdos. Por ejemplo, en el juicio a un encargado de un edificio que forzó a una niña de 7 años a una “fellatio”, se adujo que la luz apagada era un atenuante. En otro fallo brillante se resolvió que un robo a mano armada perpetrado con un arma blanca no es considerado delito porque “un cuchillo no es un arma”. En otro de sus iluminados fallos se dictaminó que un auto estacionado es una “cosa perdida o abandonada por su dueño” (ya que el propietario no estaba presente) y por ende el delincuente no habría incurrido en robo, sino en “apropiación indebida”. Podrían citarse más, pero será el último fallo referenciado el posterior al allanamiento de un laboratorio de droga donde se requisaron elementos probatorios como balanzas, droga, un molino y los dediles, ocasión en que dictaminó que aquel no debía ser considerado un local de venta de droga puesto que no se encontraba en el lugar comprador alguno…

Perdón!!! Me siento tan avergonzado por no comprender estas genialidades, que me moviliza la idea de recursar una y otra vez Derecho Penal, Parte General; Derecho Penal, Parte Especial  y Derecho Procesal Penal, y de comprarme todos sus libros, incluyendo el “Derecho Penal Militar” -si logro hallarlo- para aprender como un genio puede cambiar de opinión y, aún así, mantener sus ideales.

Le pido disculpas, oh Maestro! Ojalá mi limitada inteligencia -algún día- pueda comprender su sabiduría y su legado…

Dios quiera que pueda sumarme a la inmensa legión de sus seguidores y adoradores y, finalmente, ver la luz!

Asi sea.

   Marcelo Carlos Romero  –  Fiscal del Ministerio Público de la Provincia de Buenos Aires – Miembro de Usina de Justicia

GRAFITIS

libro Zaffaroni Nunca tuve el más mínimo respeto intelectual por la obra de Zaffaroni. En mi humilde opinión (la de un simple abogado sin doctorados honoris causae por doquier) sus escritos no son más que una serie de panfletos anti-sistema, que seducen a estudiantes de Derecho, a magistrados judiciales con veleidades de progresistas y a cincuentones y sesentones enemigos del sistema penal, que añoran sus mocedades, con insultos a la autoridad incluídos… Hoy, luego de leer párrafos de su “Derecho Penal Militar”, no tengo dudas… La obra de Zaffaroni es equiparable a los grafitis del mayo francés de 1968… Originales, contestatarios, algunos graciosos. Pero fácilmente olvidables. ¡Gracias a Dios!

Cállate, cállate, que me desesperas..!

Lagomarsino habló de una cuarta hipótesis respecto de la muerte del fiscal Nisman: “¿Y si se la pegó jugando?”

LagomarsinoFoto Infobae

¿Por qué razón algunos imputados en causas penales no elegirán el derecho al silencio que les garantiza la Constitución Nacional, las Constituciones Provinciales, los Pactos Internacionales, etc?

¿Por qué Usina de Justicia rechaza la candidatura de Zaffaroni para integrar la Corte Interamericana de Derechos Humanos?

El ex miembro de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Zaffaroni, ostenta su doctrina orientada a la abolición del sistema penal, a la que calificó como “ideal a realizar”.

De pasado comprometedor, Zaffaroni juró por los estatutos de dos dictaduras, incluido el de la Junta Militar que ordenó ejecutar a miles de desaparecidos durante los años 70. Jamás firmó un habeas corpus que hubiese permitido salvar una vida durante la Dictadura Militar y ha sido incluido por las Madres de Plaza de Mayo en una lista de 437 jueces que oficiaron de cómplices de la Dictadura.

El historial de Zaffaroni como juez en ejercicio está plagado de fallos aberrantes: en el juicio a un encargado de un edificio que forzó a una niña de 7 años a una “fellatio”, el juez adujo que la luz apagada era un atenuante. En otro fallo escandaloso resolvió que un robo a mano armada perpetrado con un arma blanca no es considerado delito porque “un cuchillo no es un arma”. Otro de sus fallos dictaminó que un auto estacionado es una “cosa perdida o abandonada por su dueño” (ya que el dueño no estaba presente) y por ende el delincuente no habría incurrido en robo, sino en “apropiación indebida”. Podrían citarse más pero será el último fallo referenciado el posterior al allanamiento de un laboratorio de droga donde se requisaron elementos probatorios como balanzas, droga, un molino y los dediles, ocasión en que dictaminó que aquel no debía ser considerado un local de venta de droga puesto que no se encontraba en el lugar comprador alguno.

Prestigiosas ONGs del país denunciaron que Zaffaroni alquilaba sus propiedades a una red de diez prostíbulos. El juez delegó la administración de sus alquileres en su pareja, Ricardo Montiveros, quien se declaró culpable de violar la ley de profilaxis sobre las casas de tolerancia y pagó una irrisoria multa con lo cual logró regularizar la situación.

En rigor a las normas, el artículo 4 del Estatuto estipula que el candidato debe cumplir las mismas condiciones exigidas por la Ley del Estado que lo postula como candidato; en el caso de Zaffaroni se lo impide su edad ya que según la ley argentina, un juez debe abandonar su cargo al cumplir 75 años.

La candidatura de Zaffaroni pone de manifiesto el interés del gobierno ​nacional de socavar el poder de la Corte Interamericana enviando candidatos leales que intentarán someter al organismo internacional a su voluntad invalidando de este modo sus principios fundamentales.

Por todos estos motivos, la USINA DE JUSTICIA rechaza la candidatura de Eugenio Raúl Zaffaroni para la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

USINA DE JUSTICIA

La Usina de Justicia es un foro ciudadano que cuenta con la participación de profesionales de distintas disciplinas, acompañados por las víctimas a menudo desamparadas por un Estado ausente. Espacio apartidario desde donde aspiramos a transformar la realidad, mediante la realización de una obra de interés general y bien común destinada a promover y bregar por la justicia en nuestra República Argentina

Para mayor información, http://usinadejusticia.blogspot.com

Para contactarse con alguno de los miembros para entrevistas: usinadejusticia@gmail.com

Laptop de Nisman tuvo 60 conexiones después de su muerte

The Bosch's Blog

El ordenador portátil (Laptop) que Alberto Nisman tenía en su domicilio de Buenos Aires, donde fue hallado muerto hace cuatro meses y medio, registró 60 conexiones de dispositivos USB varias horas después del fallecimiento del fiscal argentino, según varios medios locales como Clarín. 

Nisman, que investigó durante diez años el atentado contra la mutua judía AMIA ocurrido en 1994 en Buenos Aires, apareció muerto, de un tiro en la cabeza, el pasado 18 de enero, cuatro días después de denunciar a la presidenta, Cristina Fernández, por supuesto encubrimiento de los sospechosos iraníes del suceso. 

Laptop apartamento Nisman
En torno a las 20.00 horas (23.00 GMT) del 18 de enero, momento en el que los forenses han determinado que ya llevaba varias horas muerto, el ordenador portátil de Nisman registró 60 conexiones USB, aunque se desconoce si realmente fueron accesos locales y el tipo de dispositivo (que puede ser desde un pendrive hasta un…

Ver la entrada original 264 palabras más

IMPERITOS…

imperitosImágen oficial del baño del departamento del fallecido fiscal Alberto Nisman durante las tareas periciales inciales.

¿Para qué habremos organizado tantas charlas, conferencias, cursos, seminarios, congresos, etc. sobre “la escena del crímen y su preservación”???

No todo es culpa de Zaffaroni & Cia., del abolicionismo penal, de leyes obsoletas, leyes incumplidas, leyes absurdas, etc.

A veces, la falta de sentido común y la inconmensurable estupidez humana, hacen posible que la VERDAD y la JUSTICIA sean inalcanzables..