BARRAS BRAVAS: CRIMINALES TODO TERRENO

Cobardes por definición. Pusilánimes de manual.

Atacan en grupo, sólo en grupo, amparándose en el anonimato que brinda la masa informe. Gozan de la impunidad otorgada por algunos, tan cobardes como ellos.

Lloran como niñas que perdieron sus muñecas cuando son atrapados por la Policía o interrogados por la Justicia.

Son repudiados hasta por sus propios jefes, quienes los niegan como Pedro a Cristo en la Pasión, cuando sus tropelías pueden empañar reputaciones o carreras.

Políticos, dirigentes de fútbol y aspirantes a dichas categorías los usan, niegan y desechan. Mientras tanto, los nuevos guapos vernáculos, sabiendo de la endeblez de estas alianzas con los poderosos, venden su alma por las migajas de negocios y negociados.

Son barras bravas en los estadios. Guardaespaldas en las sombras. Rompe huelgas o piquetes, según las circunstancias. Extorsionadores a sueldo. Patoteros por encargue…

Son el último eslabón de un negocio multimillonario: El fútbol.

En realidad, son el penúltimo, ya que el peldaño inferior lo ocupan los cientos de idiotas útiles que reclutan y que obedecen ciegos a sus demenciales órdenes, llenas de odio y destrucción.

Saben eludir sus responsabilidades criminales, enviando a sus “soldados” a las primeras y segundas líneas de sus ataques… Estos pobres infelices, muchas veces, ni siquiera saben contra quién o contra qué pelean. Aún así, siguen idolatrando a sus “jefes” y soñando, algún día, ocupar sus lugares.

Cuando los años traen sus achaques, se retiran de la “actividad” convertidos en “empresarios”…

Mientras tanto, siembran muerte y dolor, frente a un Estado impotente e improvisado. Un Estado que cabalga entre la necesidad de mantener vivo el negocio billonario del fútbol y la necesidad de dar una respuesta medianamente racional a la irracionalidad en su más pura especie. Un Estado que convierte a sus Policías y a sus Fuerzas de Seguridad en vigiladores armados de psicópatas, utilizando recursos humanos y materiales, logística y operatividad, para que un partido de fútbol llegue a los noventa minutos de juego y que ocurran la menor cantidad de muertes posibles…

Lejos, muy lejos quedó el mónologo final de Enrique Santos Discépolo en “El hincha”:

¿Y para qué trabaja uno si no es para ir los domingos y romperse los pulmones a las tribunas hinchando por un ideal? ¿O es que eso no vale nada?”…”¿Que sería del fútbol sin el hincha?…El hincha es todo en la vida…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría.

2 comentarios el “BARRAS BRAVAS: CRIMINALES TODO TERRENO

  1. Adri Bosch dice:

    El problema para cambiar esta situción se necesita voluntad politica y precisamente en Argentina no la hay .
    En el Reino Unido ,desmontaron Scotland Yard y terminaron con los “Holligans” ,todo se puede ,el problema es que en Argentina hay mas corruptos que gente de buena voluntad y no solo de este gobierno ,lo venimos arrastrando hace mas de 40 años .
    Dr .cuando falleció Grondona ,Presidente de la AFA,tenian que votar ,entre ellos algunos siempre hicieron declaraciones ,por su disconformidad de como se “manejaba” la institución.Sin embargo en el momento de votar la continuidad de la vicepresidencia hasta finalizar el periodo ,de Grondona ,votaron por unanimidad que siguiera .
    Asi somos de ambiguos y asi nos va en el mundo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s