DROGAS PARA TODAS Y TODOS

El secretario de Programación para la Prevención de la Drogadicción (Sedronar), Juan Carlos Molina, anunció ayer el envío de un proyecto de ley al Congreso Nacional para plantear la “no criminalización” del consumo personal de drogas y admitió que en la lucha contra el narcotráfico no atrapan a grandes narcos sino “a los perejiles”. “Lo que estamos buscando es poner en la legalidad lo que ya es un hecho legal porque hoy el que consume, por varios fallos de la Corte Suprema, no va preso supuestamente…”
Cada semana, nuestro Gobierno, propone algún disparate para distraernos durante siete días.
Por lo general, los dislates, son enunciados por funcionarios de segunda, tercera y hasta cuarta línea del Poder Ejecutivo (Viceministros, Secretarios Nacionales, Directores Nacionales, etc.
Obviamente, con el aval de sus superiores, lanzan al éter mediático todo tipo de propuestas absurdas para evaluar el impacto en la sociedad, para obligar a expedirse sobre el tema a los precandidatos presidenciales o a las gobernaciones, para medir la “lealtad” o la “traición” de los integrantes del espacio político gobernante o, simplemente, para distraer a la comunidad toda con una “cortina de humo”.
En este caso, llama poderosamente la atención que sea el titular del organismo nacional de lucha contra la adicciones el que proponga la legalización del consumo de sustancias psicoactivas…
Aunque, si de incoherencias se trata, la presente sólo sería… una más!
Tal vez, para enteder acabadamente la propuesta, habría que fumarse unos gramitos de cannabis durante el estudio del proyecto.

ABEL Y ADRIÁN. DOS ABOGADOS. DOS POSTURAS (A propósito de un fallo de la Cámara Federal de Casación Penal)

20121114-232523.jpgAbel y Adrián son abogados. Tienen entre 45 y 50 años cada uno. Fueron compañeros de la Facultad. Ambos son penalistas. Se encontraron en la puerta de los Tribunales porteños. A continuación, fragmentos de su diálogo.

Adrián: Hola Abel!

Abel: Hola Adrián, cómo va?

Ad: Estoy impactado! Te enteraste del fallo de la Sala II de Casación Penal, respecto de la tenencia de drogas en la cárcel… Los jueces dijeron que no es delito poseer estupefacientes en un establecimiento carcelario para consumo personal, que está protegido por el art. 19 de la Constitución Nacional… Que locura!!!

Ab: No se por qué estás impactado. El fallo me parece brillante! Al fin nuestros jueces se han puesto los pantalones largos frente al neopunitivismo deslegitimante…

Ad: Neo qué?

Ab: Neopunitivismo deslegitimante. No has leído nada sobre la inflación de las leyes penales, el derecho penal de emergencia, el derecho penal del enemigo? Te quedaste con los libros de Derecho Penal de los dinosaurios que estudiábamos en la Facultad? O acaso te has convertido en un dinosaurio vos también? O en un burócrata de la agencia punitiva?

Ad: No conocía todos esos conceptos. Ni sabía de tu perfeccionamiento tan avanzado en tan modernas doctrinas! Y tengo apenas 50, che..! No me siento un dinosaurio como vos decís!

Y la “agencia”? Qué es eso? Conozco las agencias de turismo, de remisses…

Ab: Yo le llamo agencia a todos los organismos del aparato represivo del Estado. Vos, seguramente, los seguirás llamado Poder Judicial, Policía, Servicio Penitenciario, etc… En realidad son agencias deslegitimadas del poder punitivo. El Estado no tiene autoridad moral para imponer penas o sanciones, que por otra parte, no sirven para nada.

Ad: Pero vivimos en una República Abel, tiene que haber un sistema penal. Leyes. Procedimientos. Sanciones. Cárceles… No te parece?

Ab: Para nada! Es un sistema perverso que selecciona a los más desposeídos y los extermina en las jaulas oficiales, que vos llamás cárceles…

Ad: Pero si se llaman cárceles! Cómo querés que denomine a establecimientos como Marcos Paz, Ezeiza, Olmos o Sierra Chica?

Ab: Jaulas de exterminio…

Ad: Me parece que estás exagerando. No tengo dudas que hay que mejorar -y mucho- el sistema carcelario argentino. Dotar a las unidades penitenciarias de infraestructura y personal adecuados. Darles a los internos la posibilidad de resocialización…

Ab: Resocialización? Ja! No seas ingenuo Adrián. El Estado no quiere resocializarlos. Los quiere clientes del sistema por siempre. Para que perdure su discurso deslegitimante…

Ad: Entonces no entiendo cómo estás de acuerdo con un fallo que permite a los internos a drogarse dentro de una cárcel, para que sigan cometiendo tropelías muros adentro, fabricando armas blancas, violando a sus compañeros de pabellón, tratando de fugarse, etc.

O me vas a negar la incidencia del consumo de drogas en casi todas las formas de comisión criminal?

Ab: Qué, también estás por la criminalización del consumo de estupefacientes? No leíste el fallo “Arriola”, de la Corte Suprema?

Ad: Si, claro que leí! Y lo utilizo en mis defensas casi a diario… Pero estamos hablando de la cárcel, Abel! De la cárcel…Y la resocialización? Y el regreso a la vida en libertad del detenido?

Ab: Y por qué lo vas a obligar a “resocializarse”? En que ley figura esa pena alternativa? Si el detenido quiere seguir siendo delincuente, quién es el Estado para no dejar su libre albedrió en paz? No te das cuenta que este sistema se destruye a si mismo?

Ad: No. Disiento con vos. Serás un todo experto en las teorías abolicionistas. Hablarás como les gusta a los nuevos profesores de Derecho Penal. Seguramente, ganarías cualquier concurso en el Consejo de la Magistratura. Pero no podrás convencerme para que ponga en una misma situación moral al que delinque y al honesto. No puede ser lo mismo el homicida que el muerto. Me niego a aceptar eso. Juré defender a todo aquel que contrate mis servicios y que yo acepte esa defensa. Pero -exclusivamente- desde lo técnico-jurídico. No me voy a convertir en un apologista del crímen y del criminal.

Ab: Es una lástima, Adrián, que no comprendas el verdadero sentido de mis palabras. Evidentemente, el monstruo estatal te ha seducido con sus discursos vacíos de contenido y has creído en la ilusión punitivista… Tendrías que leer más a Foucault y menos a Soler y Fontán Balestra…

Ad: Chau, Abel!

Ab: Chau, Adrian!

Cualquier semejanza con la ficción, es pura coincidencia.

Diez razones por las cuales el Gobierno no habla sobre inseguridad‏

    Para evitar discutir sobre políticas criminales serias y duraderas. En su lugar, elige salidas de coyuntura pendulares y espasmódicas, al ritmo de las encuestas de opinión y los sondeos de imágen.

    Para evitar reconocer la olímpica derrota frente al narcotráfico internacional y local. En su lugar, propone discusiones de café o de bar rockero sobre el uso libre de la marihuana.

    Para evitar aceptar que ha instalado -obligatoriamente- en materia penal la doctrina abolicionista de Eugenio Zaffaroni & discípulos en las Facultades de Derecho, Institutos de Post-grado, Consejos de la Magistratura, etc.

    Para evitar la discusión sobre el rol de la cárcel, la necesidad de un replanteo de las políticas penitenciarias, la construcción de nuevas unidades y alcaidías, etc. En su lugar, formó el “Batayón militante”…

    Para evitar la revisión metodológica y la depuración de las estadísticas criminales, sincerando las cifras reales de los delitos que se cometen en la República. Para ello, instaló la teoría de la “sensación de inseguridad”.

    Para evitar el debate sobre delincuencia infanto-juvenil, incidencia de las drogas en las distintas formas de comisión criminal, necesidad de modificar los sistemas procesales penales para niños y adolescentes, creación de establecimientos adecuados para menores de edad, etc. En su lugar, huye por la tangente de temas ajenos a la política criminal.

Para evitar -por todos los medios- la etiqueta o el rótulo de “facho”, que los propios adictos al gobierno utilizan. Para ello, el relato oficial ha creado un nuevo vocabulario jurídico-penal donde las palabras “crimen”, “criminal”, “cárcel”, “orden”, “autoridad”, están terminantemente prohibidas.

   Para evitar contradecir a la intelectualidad “progre”, que considera al criminal como una víctima de la sociedad y a ésta como la verdadera culpable de todas nuestras desdichas… Por irracional que parezca.

   Para no sumar un argumento político de peso específico propio a la oposición, sobre todo en un año electoral.

   Para quedar bien con Dios y con el diablo, mintiéndoles un poco a ambos… Síntesis de la política argentina en los últimos 60 años.20121114-232523.jpg

ESTALLIDOS SOCIALES

    Las declaraciones de Luis Barrionuevo, anunciando estallidos sociales hacia fin de año,  pueden ser catalogadas de imprudentes e innecesarias, máxime teniendo en cuenta su experiencia de muchos años como dirigente sindical, conocedor de la realidad argentina y de las reacciones populares vernáculas.
    Pero no es menos cierto que también irritan -y mucho- al pueblo argentino, las declaraciones negadoras de la realidad de la Sra. Presidente de la Nación y de los numerosos imberbes histéricos, que recitan de memoria las fantasías y delirios del “relato”, los galimatías matutinos del Jefe de Gabinete de Ministros o las clases de economía intergaláctica del Ministro “sex simbol”…

MANO DURA, MANO BLANDA, EL DELITO SE AGIGANTA

      20121114-232523.jpgLas ridículas discusiones de cafetín respecto de la (inexistente) política criminal que debería aplicarse en nuestra sufrida Argentina, nos atontan con su movimiento pendular. Nos traen el recuerdo de las viejas películas de Abbott & Costello, cuando Boris Karloff los hipnotizaba con el movimiento oscilante de un reloj de bolsillo…

       Mientras las tribunas ideológicas braman, por un lado, por la “mano dura” y la “tolerancia cero” y, por el otro, al grito de ¡fachos! se desgañitan en favor del abolicionismo y la despenalización de conductas, los delincuentes -improvisados u organizados; novatos o expertos; drogados, ebrios o sobrios-  festejan por la actual coyuntura de indefiniciones, idas y vueltas, y esquizofrenias estatales que redundan, sin hesitaciones, en su único beneficio.
 
       Cada día que perdemos sin elaborar programas, planes, ideas, estrategias, etc, en contra del crimen y el criminal, improvisando y mirando de reojo las encuestas de opinión y los sondeos de imágen, para “quedar bien con Dios y con el diablo”, mintiéndoles a ambos, son tristes jornadas con nuevas víctimas de la delincuencia, aunque nos ingeniemos (eso sí!) para disimular estadísticas y tablas.
        Cada día que discutimos sobre mano dura y mano blanda, el delincuente festeja y el delito se agiganta.

 

¿UN “PACTO DE MONCLOA” EN SEGURIDAD?

Sería un soplo de credibilidad en toda la comunidad,  si los candidatos presidenciales y a las gobernaciones suscribieran un pacto pre-electoral respecto de las políticas de seguridad a implementarse por el ganador en los comicios de 2015, con contenidos básicos y generales.

El homicidio, la violación, los secuestros, los robos, etc. seguirán siendo tales, si el próximo gobierno es peronista -en cualquiera de sus formas-, radical, socialista o independiente. El crimen no tiene derecha ni izquierda. Las víctimas tampoco.

Tampoco variarán por los colores políticos que ocupen -transitoriamente- los despachos oficiales,  los problemas carcelarios y las deficiencias en las distintas fuerzas de seguridad

charla 2Si es verdad que los aspirantes a los principales sillones de la Administración Pública Nacional y Provinciales ‘no quieren politizar el tema de la inseguridad’, un acuerdo como este, resulta casi obligatorio.