COMANDOS DE PATRULLA. NECESIDAD DE SU RE-INSTALACIÓN

Imagen   La inaudita ola de inseguridad que asola a los bonaerenses en general y a los platenses en particular, impone la búsqueda de soluciones urgentes al margen de ideologías y discursos,  ya que las balas y las pistolas no tienen banderas y matan sin diferenciar “relato” alguno. 
   En las sucesivas “reformas” a la Institución Policial -en especial la impulsada por el ex Ministro de Seguridad León Arslanián– más allá del permanente cambio de los escuditos de los uniformes, los nombres de las jerarquías de oficiales y suboficiales y el color de la pintura de los móviles,  fueron eliminados, sin ningún tipo de fundamento, los denominados “Comandos de Patrullas”.
  Estos últimos eran dependencias ciento por ciento operativas, que cumplían acabadamente con su labor prevencional, con móviles y personal independientes de la Comisarías de sección. Hoy en día, pese a los ostentosos avisos de promoción del sistema 911, nunca se pudo igualar la eficiencia de aquel elemento, al que el vecino reconocía como el viejo “Comando radio-eléctrico”, con comunicación directa al prefijo 101 y con una frecuencia radial independiente.
  Los  Comandos de patrullas fueron reemplazados por el sistema de “cuadrículas”, cuya ineficiencia actual está a la vista, pese a algunos discursos oficiales negadores. La delincuencia conoce a la perfección este modo de prevención y, por ende, debe ser sustituído inmediatamente.
  Las cuadrículas serán muy efectivas para la elaboración de estadísticas “publicables”. Pero sólo para ello!!!
  Los Comandos de patrullas impiden “dibujar” estadísticas y colocan a los Comisarios de sección en aprietos, cuando la delincuencia arrecia en sus distritos. Será cuestión de que los funcionarios asuman el desafío o, en su caso, se dediquen a otra actividad.
  Ya no hay tiempo ni espacio para los “celos de uniforme” ni para la disputa por las tasas de criminalidad de las distintas seccionales. 
  Hemos perdido demasiado tiempo en estériles disputas tales como “mano dura-tolerancia cero Vs. Abolicionismo Penal” o similares. Demasiadas palabras inútiles en medio de tanta sangre. Mientras tanto, los delincuentes brindaban con champán…
  No  dar el golpe de timón a tiempo posibilitará a los criminales seguir ganando espacios en una provincia que se desconoce a si misma, cuyos habitantes hemos cambiado de hábitos, a punto tal de habernos convertido en una intranquila legión de reales o potenciales víctimas de un delito.

 

Anuncios