PRIORIDADES

      Según los máximos referentes de la vida política e institucional de la República Argentina, la discusión sobre la edad de imputabilidad no es una prioridad. Antes, dicen, habría que debatir sobre Salud, Educación, Trabajo, Inclusión, Discriminación, Integración, Contención, Distribución de la riqueza, Pobreza, Hambre, Desnutrición, etc.

      Es decir, según nuestros dirigentes,  primero hay que resolver doscientos años de historia…

      En 2211 la seguimos. Hasta  entonces.

Anuncios

EL ESTADO SOY YO

   La histórica frase que se le adjudica a Luis XIV de Francia, el “rey sol”, es -hasta el presente- un dato no comprobable. Sin embargo, sintetiza toda una corriente de pensamiento que marcó una etapa en la historia de la humanidad: El poder absoluto de los monarcas.

   Muy lejos quedaron aquellos dias de intrigas palaciegas, de reyes histéricos, que maltrataban a sus súbditos superando todos los límites de la dignidad humana, rodeados a su vez de una legión de obsecuentes que asentían cada veleidad, cada capricho o cada antojo del monarca…

    Muy lejos quedaron esos días, donde la voluntad popular era vilmente pisoteada, manipulada o -simplemente- ignorada…

    Muy lejos quedaron los tiempos donde la división de poderes era una entelequia…

    Será asi?

     Ayer leí las declaraciones del Ministro del Interior, Florencio Randazzo, respecto del debate que DEBERÍA iniciarse cuanto antes sobre la criminalidad juvenil… “Los jueces tienen todas las herramientas…”

    Bravo!!!

   Una vez más, no vamos a discutir, no vamos a debatir, no vamos a crecer oponiendo ideas, posturas, razonamientos.

   Otra vez el panfleto, el eslógan, la frase hecha, el lugar común.

   Queremos ser una República? O acaso nos gusta la monarquía?

   Preguntas para la siesta de verano.

IMPUTABLES e INIMPUTABLES

     La ley penal argentina dice que un menor de 16 años  es no punible o, lo que es lo mismo, es inimputable.

     Las normas en cuestión (ley 22.278 y 22.803) establecen en forma tajante la gran división -por cuestiones de edad- respecto de la comprensión o no de la criminalidad del acto y la facultad del Estado de imponer un sanción, mediante un debido proceso legal.

     Ahora bien, el continuado aumento de conductas criminales por parte de menores de edad “inimputables” tornarían obligatoria       -por mera aplicación del sentido común- una serena pero profunda discusión y/o revisión del tema, en donde deberían intervenir especialistas tales como psiquiatras, psicólogos, médicos legistas, médicos pediatras, antropólogos, sociólogos, abogados, jueces de menores, jueces penales, jueces de familia, catedráticos, etc.

    Una comunidad jurídicamente organizada que pretenda ser tal, no puede eludir un debate sobre semejante problemática. Mucho menos una República Democrática…

   El debate de ideas, tranquilamente, podría llevarnos a las mismas conclusiones que fundamentaron las leyes hoy vigentes y, por consiguiente, nada debería reformarse…Pero habríamos cumplido con nuestras conciencias y con nuestro futuro…

   Sin embargo, el debate se elude. La discusión se transforma en guerra ideológica, donde el que piensa distinto es el enemigo. Se elige la frase hecha, el panfleto, el eslógan vacío de contenido…

    “Ningún pibe nace chorro” fue la consigna elegida cuando alguien se atrevió a proponer el debate sobre edad de inimputabilidad… Esa fue toda la discusión.

      “Ante esta realidad cabe una pregunta…Quiénes son los inimputables?

NIÑOS HOMICIDAS

   Tercer día de turno en la Fiscalía en la Ciudad de las Diagonales. Hasta hoy, sólo robos y hurtos, alguna amenaza y las típicas denuncias estivales de conflictos familiares, que se agravan con el calor y la cerveza…

    Hoy por la mañana, recibí un llamado. Una voz grave me dijo que se había producido un homicidio, muy cerca de mi casa. Salí volando, sin peinarme, sin corbata, en camisa…el sol bochornoso de Enero, en La Plata, ya comenzaba a hacerse sentir…

    La escena del crimen era, como todas, desgarradora…Un joven había sido acribillado a balazos por un menor de edad. Los policías parecían preocupados ante el error de haber convocado al Fiscal de mayores. Deficiencia que fue inmediatamente subsanada, al comprobarse la edad del joven criminal, dando aviso inmediato a mi colega del fuero penal juvenil. Saludé a un par de oficiales y a todos los jefes que hacían guardia a la espera de los funcionarios judiciales. Me retiré. No quería interferir en el trabajo de la Fiscal minoril y su equipo de trabajo. Tragué saliva. Pensé…

     Como sucede con la inflación y el desempleo, se niega la realidad criminal. Se niega la violencia. Se niega el aumento del delito. Se niega la incidencia de las drogas y del consumo masivo de estufepacientes en casi todas las formas de comisión delictiva. Se coquetea con la marihuana. Es “progre” hablar bien del porro…

    Los funcionarios políticos? Bien gracias! Encerrados en sus burbujas electorales, juegan a pelearse mientras arman sus listas para los futuros comicios. Nadie habla. Nadie…

   Sólo se escuchan las voces de los famosos -cuando son víctimas de delitos- o de Maradona, que parece que descubrió que este país se llama República Argentina.

  Afuera, mientras tanto, los niños homicidas siguen matando.